Érika Ordosgoitti | Me abro la cabeza | 2013 | Intermedia | 4'39"

Obra destacada del mes: “Me abro la cabeza” por Érika Ordosgoitti

La obra destacada de este mes es el video “Me abro la cabeza” de Érika Ordosgoitti, que se exhibe actualmente en la curaduría por Luis Romero “MEDITACIÓN-LUCHA-BELLEZA-TIEMPO” dentro de la muestra “Tres miradas frente al arte contemporáneo”  hasta el 22 de septiembre 2013 en la Sala Mendoza
 

Universidad Metropolitana. Edif. Eugenio Mendoza Goiticoa, PB, mezzanina. Terrazas del Avila. Caracas, Venezuela. Telf: 0212-2435586
Horarios: Sábados de 8:30 am a 3:00 pm y Domingos de 11:00 am a 3:00 pm.
 

Caminé por el borde de la boca del volcán
Magma seductor
Sirena de magma hipnótica
Y toda la vida reunida en la tensión de una burbuja
Bajé hasta el centro y me revolqué cual cerdo lascivo
Respiré piedra roja y negra que se enfría
Y todo se enfría
Y el calor en el culo
Y el sudor entre las piernas
Y el metal en la boca
Subí pordiosera del oxígeno
Pero tenía las vías selladas
Martillo, cincel y guaya de plomero
Respiré por las plantas de los pies
Y tiré piedra, palabras de piedra, cuerpo de piedra abrazado a una gracia
Fornicándome el deseo del piedrero que me mira inexpresivo
Abandono el ensayo
Corro
Me tumbo
Me abro la cabeza
Y la aguja me picotea el cráneo
Me salvo del ritmo con una nube en los oídos
Y rezo, casi rezo, pero me quedo en el autismo
Bamboleándome
Vino la cultura instalada en el recuerdo
Necesito algo más denso
Quizás una goma
Y odio el pop
Y odio el pap
De la pelota de básquet driblándome en el caracol
¡Ah! Patalea el deseo de transfiguración
El eterno deseo de transfiguración
¡Y quién pudiera salvarse del sonido!
¡Y quién pudiera ser una hoja que sorda solo vibra con el viento y cae cuando ha de caer
a salvo del deseo y la voluntad!
Pasa una paloma que se quiere cagar otra vez en mi ropa
yo insisto en lavarla por miedo a las bacterias
¡La maldita cultura de la higiene!
¿Dónde está mi borderline?
¿Qué pasó con el volcán?
¿Cuándo se enfrió la roca líquida?
Ahora estoy huyendo de mi olor
Y es que ya son muchos días sin jabón
¿Para qué quiero la libertad si tengo hambre?
Me gana la ansiedad y no se consigue marrón
¡Bendito marrón!
¡Cuánto te extraño!
¡Nunca pensé esta crisis!
¡Siempre quise intensidades!
Me aletea la ansiedad
Me martilla la obsesión
Nos vemos cuando nos veamos
Si oye gritos no se espante
Me voy al agua porque los ácaros me están picando la cabeza
Me voy al agua porque le orine está empujando la uretra
Y es insalubre que se devuelva
¿De qué sirven las prohibiciones si vivimos en la dinámica del abuso?
Mucho de esta vida se trata de escapar de tanto ruido y tanto roce innecesario
O corres o te encaramas
Vamos, encarámese conmigo que ahí viene la manada
La embestida humana
¡Eso sí poeta!  Mejor siga las normas de ortografía
Y si se equivoca corrija
No querrá que lo pillen
Si ha de equivocarse mejor que sea apropósito
Mejor que sea deliberado el “error”
¡Ah! ¡Cuánta demagogia!
¡Qué edificio!
¡Qué pirámide al revés!
¡Cuánta lógica quebradiza!
¡Cuánta historia!
¡Ah buen terremoto anhelado!
¡Cuánta mierda junta!
¿Lo único real? El miedo perforando  cuando el motorizado pasa con parrillero cerquita y despacio por la avenida
Y la vecina y yo apretamos el culo
No nos hablamos, nos ignoramos, pero nos acompañamos
Calabaza
¡Hasta se desea otra mentira! La policía
Tal vez usted se encuentre en un afán de liberarse de la costumbre de seguir las normas y ser educado
En ese caso, asumiéndolo con toda seriedad y rigor, láncese a decir groserías
Todas las que pueda
Una tras otra
Y si se las dice a uno de esos irascibles perros humanos mejor
Ládreles de frente a las cámaras de vigilancia y alegue videoarte
Alegue performance
Sálvese diciendo: “yo no quise insultarle, yo soy un artista, eso es un performance.  Aquí tengo mi carnet que dice que soy artista y mi título de artista”
No deje que se lo lleven preso
Sálvese de la cárcel
Siempre sálvese de la cárcel
Y de la muerte
Y del manicomio
Haga trampa
Engañe y libérese que aquí estamos por el aire
Y saque alas
Si tanto ama abismo saque alas
Oiga al águila
Córtese el cabello
Bórralo, ya llegamos, sin despedidas.
Érika Ordosgoitti, 2013