Rafael Serrano en CODEX

Wattis Institute for Contemporary Arts, San Francisco

Rafael Serrano expone “Lecturas fotográficas. La cámara lúcida. La llama y día 25” en el Wattis Institute for Contemporary Arts de San Francisco, EEUU junto a Anonymous, Dove Allouche, Matthew Bakkom, John Baldessari, Laetitia Benat, Lisa Bonard, Alexandrine Boyer, Marcel Broodthaers, Heman Chong, Claude Closky, Robert Crumb, Moyra Davey, Marina Faust, Esther Shalev Gerz, Philip Guston, Aaron Krach, Vincent Labaume, Louise Lawler, Pierre Leguillon, Jean-Baptiste Maitre, Barry McGee, Jerry McMillan, Aurelien Mole, Jean-Luc Moulène, Damián Navarro, Dennis Oppenheim, Raymond Pettibon, Veronique Portal, Conny Purtill, Dider Rittener, Allen Ruppersberg, Ed Ruscha, David Scher, Cindy Sherman, Yann Serandour, Alec Soth, Saul Steinberg, Jean-Luc Verna y William Wegman.

 

Codex es el título de una exposición-manifiesto concebida por Pierre Leguillon durante una residencia en San Francisco. Como artista y coleccionista de libros, Pierre se encontró dentro de las pilas del Archivo Prelinger, una biblioteca local de investigación independiente que alberga material de historia efímera de los siglos 19 y 20, publicaciones periódicas, mapas y libros. Fundada por Rick y Megan Prelinger en 2004 , la única organización de esta biblioteca de “apropiación amigable” concibe sus bienes como un “paisaje de las ideas “, clasificando sujetos , tanto espacial como conceptualmente. Este proyecto se desarrolló a partir de una investigación colectiva que, dado el afán de digitalizar todos los libros, se basó en la premisa de que la biblioteca ha sido  “aplanada”. El códice (libro o bloque de madera en latín), que apareció por primera vez durante el Imperio romano entre los siglos I y II A.C, fue la primera forma de un libro encuadernado. Al sustituir el libro, se permitiría la lectura lineal lo que permitió jerarquizar el contenido de un texto a través del acceso directo a la página deseada. ¿Por qué, en la era de las bases de datos digitales, bibliotecas en línea  y el desarrollo de los nuevos medios digitales, la exposición trae el códice de nuevo en dos dimensiones , en formato de pantalla? Y, ¿por qué seguir imitando el espacio del libro “tradicional” al retener los números de página o mediante la simulación de pasar las páginas, etc? El acto irreversible que consiste en tomar los libros en el plano de la imagen se encuentra en toda la historia del arte occidental y parece un motivo recurrente en el arte contemporáneo más reciente.
La exposición del Codex está diseñada como un organismo vivo y ofrece una serie de acontecimientos en relación con las obras seleccionadas, que constan de proyecciones, conferencias e intercambios, que también permiten ”interpretar” el libro, para verlo manipulado e interpretado, ya sea en vivo o en un formato cinemático, a través de palabras y gestos. Para esta reaparición en San Francisco, el Wattis, en colaboración con HEAD, junto reimaginarán el diálogo del libro con una serie de programas públicos en relación con las obras expuestas.
La exposición original fue organizada con profesores y estudiantes del Departamento del Haute Ecole D’art et de Design (HEAD), en 2011. La exposición reinventada en el Instituto Wattis, incluye obras de la muestra original junto con las nuevas obras seleccionadas por Pierre, con los estudiantes del HEAD y el Instituto Wattis en colaboración con estudiantes de la Universidad de las Artes de California.

 

Traducción cortesía de Tráfico Visual